lunes, 15 de julio de 2013


7 Historias para una niña en la ventana. Textos de Kiko Nuez.
Cuando ya no había más cosas que hacer en la casa, era casi medio día y por eso la niña se daba tanta prisa, atravesando las calles como una centella ilusionada. La gente se apartaba y siempre algún perro vagabundo se unía a la carrera. Impaciente, cruzaba el ancho parque sintiendo bajo los pies la yerba. Luego llegaba al viejo barrio de casas enormes con buhardillas y veletas y los jardines en flor detrás de vallas siempre recién pintadas. De súbito aparecían los vigilantes, hombres de uniforme y barriga grande que trotaban un momento tras de ella pero que nunca conseguían atraparla. Y por fin, alcanzaba su destino, con el corazón latiendo como una locomotora; aún la acompañaba un perro más asustado que cómplice que enseñaba su larga lengua y su mirada triste. Entonces había que tener cuidado, arrastrarse y cruzar la cerca por un boquete en el alambre para pegarse imperceptible a la pared del edificio. Se acercaba a la ventana, de puntillas; sus ojos descubrían el interior con sigilo, como un periscopio explora la superficie del mar. Dentro había niños, niños como ella asistiendo a la última clase de la mañana, sentados en pupitres entre los que andaba una maestra hablando de las cosas del mundo y que decía algo relativo a que la pobreza llega sólo cuando la gente multiplica sus deseos.
……………………………………….
La niña, armándose de valor, por fin se asomó a la ventana.
El perro, sintió curiosidad, pero alzándose sobre las patas traseras no llegaba ni a mitad de camino. Entonces se puso a ladrar.
¡Cállate!, dijo la niña, o conseguirás despertarle.
Pero ya era demasiado tarde.
……………………………………….
Su vecina, que iba a la misma clase siempre sacaba mejores notas y aquello no podía ser. Ella era muy lista Calixta y no admitía rivalidades.
-          ¿Espejito, espejito, hay alguien más lista que yo?.
Y aunque el espejo no decía nada, en su envidiosa cabeza sonaba con voz grave:
-La veciiinaaaa.
Decidió averiguar el truco del almendruco y a última hora de la tarde atravesó el jardín de la casa y se puso a espiarla por la ventana.
- ¡Ajá, te pille!.
Ahora ya por fin sabía el secretísimo misterio de los sabios alquimistas de Babilonia: La vecina estaba estudiando.
……………………………………….
Cuando la niña volvió y se asomó a la ventana, la maleta ya no estaba sobre la cama.
……………………………………….
Parecía que ya habían dejado de buscarla y por eso se asomó a la ventana, con cuidado de que no la descubrieran. Suponía que todos se habían olvidado ya de que fue ella la que se comió la tableta entera de chocolate.
Y estaba equivocada.
……………………………………….
La nieta se asomó con mucho cuidado a la ventana para ver a su abuelo sin ser descubierta, le  adoraba, había sido entrañable, pero bajo ningún concepto quería volver a ser confundida con su primera novia.
……………………………………….
Todo el mundo le decía lo feo que era mirar por la ventana de la vecina. No hay que fisgonear en los asuntos ajenos, le repetía una y otra vez su madre. No metas las narices en lo que no te importa, le decía su hermana mayor. Siempre idéntica cantinela: Es una señora mayor, no la molestes con tus juegos. La gente tiene derecho a la intimidad, le indicaba su padre. Pero era imposible resistirse a la presencia de la vieja, siempre inmóvil en su mecedora y observar como con una lentitud inexorable, su cara, llena de gusanos, se iba transformando en calavera.
……………………………………….


2 comentarios:

  1. me encantan los cuentos....y ojear tu blog.............saludillos:PAULA

    ResponderEliminar
  2. Y a mi ojear el tuyo. Muchas gracias Paula.

    ResponderEliminar